Rincones de Extremadura

Ruta de los Castaños en Extremadura ¡Descubre la Chorrera de Calabazas!

chorrera de calabazas

¿Buscas que hacer en tus próximas vacaciones? ¿Te gusta el senderismo? ¿Por qué no pruebas a visitar Los Ibores y su popular Ruta de los Castaños? ¿Aún no conoces la Chorrera de Calabazas? Con la llegada del buen tiempo nos apetece salir de excursión y conocer nuevos espacios en los que disfrutar de la naturaleza. Poco a poco en nuestro Blog sobre Extremadura te vamos enseñando nuevos tesoros naturales. Hoy queremos hablarte de la bella comarca de Los Ibores, y muy especialmente de la Ruta de los Castaños y la Chorrera de Calabazas. Un plan perfecto para tus próximas vacaciones en familia.

En el norte de Extremadura tenemos la enorme fortuna de poder disfrutar de hectáreas y más hectáreas de castaños, un árbol de gran belleza que crea un espacio lleno de encanto. Concretamente, en el Geoparque Villuerca-Ibores-Jara, al sureste de la provincia de Cáceres, podemos encontrar una especie de castaño peculiar: el castaño de calabazas. Estos arboles han sido declarados como árboles singulares de Extremadura, y son difíciles de encontrar en otros lugares. Y esto, sin duda, tiene mucho que ver con el nombre de la Chorrera de Calabazas.

Cuando visitamos la zona, lo mejor es comenzar en la localidad de Castañar de Ibor, un bello pueblo conocido por su cueva (monumento natural). Si deseas visitar la cueva, ten en cuenta que el acceso está restringido. Solo podrán acceder grupos de hasta 5 personas, entre el 1 de mayo y el 30 de septiembre, y siempre con cita previa para una visita guiada.

Si salimos de Castañar de Ibor en dirección a Guadalupe, encontraremos el inicio de la ruta, perfectamente señalizado con carteles que indican en todo momento la distancia restante hasta el destino. La ruta discurre en todo momento por un camino, por lo que es adecuada para todos lo niveles, incluidos los más pequeños de la casa. Durante nuestro recorrido, en todo momento estaremos rodeados de castaños, jaras y madroños.

A lo largo de la ruta encontraremos también numerosas “pedreras”, que por momentos pueden parecernos ríos de piedras. Esto es lo que se conoce como “calabazas”, y lo que ha dado el nombre a la ruta.

Siguiendo por nuestro camino, llegaremos a un cartel que indica “Castaños de Calabaza”. A partir de aquí solo se puede seguir la ruta a pie, y además encontraremos varios merenderos, por lo que es un sitio perfecto para hacer un pequeño descanso y reponer fuerzas. No habrá que esperar mucho para poder ver la Chorrera de Calabazas en vivo.

Muy cerca podremos encontrar el Castaño de Calabaza más impresionante de cuantos hay en la ruta. Se trata del conocido como “Castaño del Postureo”, el cual cuenta con una altura próxima a los 20 metros, y unas raíces superficiales que impresionan al visitante. Aparte de este ejemplar, podremos disfrutar de otros 17 árboles singulares, dispuestos todos ellos en fila a lo largo del arroyo que discurre paralelo a la ruta.

Seguimos caminando y casi sin darnos cuenta habremos llegado a la popular Chorrera de Calabazas. Dependiendo de la época del año, y de lo lluviosa que haya sido la temporada, podremos encontrar más o menos agua. Pero en cualquier caso, se trata de un lugar maravilloso y digno de ver.

Ya solo nos quedaría regresar, lo que haremos siguiendo el mismo camino que hemos tomado a la ida, por lo que no tiene pérdida. Aún tenemos tiempo de seguir disfrutando de la Ruta de los Castaños en todo su esplendor.

¿Deseando visitar la Ruta de los Castaños y su popular Chorrera de Calabazas? Si quieres descubrir más rincones llenos de encanto como este, no te pierdas nuestros posts sobre Los Barruecos, la Garganta de los Infiernos, o el Parque Natural de Cornalvo.