Denominación de Origen

Dehesa de Extremadura. Paraiso ecológico

Dehesa de Extremadura

Ya pocos dudan de que la Dehesa de Extremadura es un paraíso ecológico. En Sabor a Extremadura somos conscientes de que se trata de un espacio único del que tenemos la suerte de disfrutar, y que es el origen de algunos de los productos más populares de nuestra tierra. Y es que el paisaje que inunda nuestra región atrae cada año a miles y miles de visitantes que saben apreciar su riqueza natural, su flora y su fauna, y como no, sus productos gastronómicos. Y entre ellos, como no, destaca el jamón ibéricos…aunque la Dehesa de Extremadura es mucho más que eso.

En la Dehesa de Extremadura podemos encontrar multitud de especies animales. Una fauna autóctona entre la que podemos destacar ciervos, jabalíes, vacas, ovejas, cabras, lirones, y un sin fin de aves. Todos ellos, unidos a una vegetación espectacular, dan lugar a un paraje natural único y envidiado en el mundo entero.

De la Dehesa de Extremadura podemos decir que es un bosque de baja densidad, con poco matorral, y que como ya hemos comentado, es el ecosistema más común dentro de nuestra región. Hay que destacar que la dehesa es el resultado de las modificaciones llevadas a cabo por la mano del hombre en el territorio, con lo que se ha conseguido un equilibrio óptimo entre la productividad económica y la conservación del medio ambiente. Y es que la dehesa nace como simbiosis entre el hombre y la naturaleza, de manera que el hombre puede aprovechar al máximo los recursos naturales respetando en todo momento los ciclos de la naturaleza. Una de las claves de esta simbiosis es la diversidad, una diversidad biológica de la que el hombre se beneficia de un modo respetuoso con el medio ambiente.

Debemos tener en cuenta que a pesar de las muchas dificultades presentes (clima, pendiente y naturaleza del suelo, escasez de lluvias, etc.), la Dehesa de Extremadura alberga una de las comunidades biológicas de más valor, tanto por el elevado número de especies presentes en él, como por la rareza de algunas de ellas, pudiendo encontrar en ella un gran número de especies en peligro de extinción como son la cigüeña negra, el águila imperial o el buitre negro. Por si todo esto fuera poco, el arbolado tiene igualmente un gran protagonismo, protege y enriquece el suelo, acumula el agua para aprovecharla en épocas secas, da cobijo a un gran número de especies de pequeño tamaño, etc.

Como resumen podemos decir que la Dehesa Extremeña en perfecto estado de conservación da lugar a una economía estable, ajena a tiempos de crisis, y con una amplia y rica biodiversidad, siendo sin duda alguna el mayor ejemplo de desarrollo sostenible del que disponemos en nuestra región. Si quieres saber más sobre la Dehesa de Extremadura y sobre sus ricos productos, no dejes de visitar el Blog de Sabor a Extremadura…tenemos mucho que contarte.