Procesos de elaboración

La Matanza Extremeña

matanza extremeña

Con la llegada del frío a nuestra región, retorna una de esas tradiciones ancestrales que nos siguen acompañando cada año y que tanto nos gustan. Estamos hablando como no podía ser de otra manera de la Matanza Extremeña. En Sabor a Extremadura conocemos muy bien esta tradición que puede ser considerada incluso un ritual, y por ello queremos compartirla con todos para que conozcáis como es la auténtica Matanza Extremeña. ¡Vamos allá!

Cuando apenas está amaneciendo, y tras el tradicional desayuno con anís y dulces caseros, hombres y mujeres están preparados para llevar a cabo el sacrificio del cerdo y la elaboración de los distintos productos cárnicos derivados. El momento clave es el sacrificio, para lo cual varios hombres desplazan el cerdo a una mesa en la que el “matancero” ayudado de un cuchillo afilado de grandes dimensiones, da muerte al animal. Y es que controlar a un animal de más de cien kilos de peso no es tarea sencilla. Sin duda uno de los momentos más espectaculares e impactantes de la Matanza Extremeña. La sangre derramada es recogida en un gran barreño, donde se mueve continuamente en un único sentido para evitar que coagule. A continuación se chamusca al cerdo en una pequeña hoguera preparada con leña y ramas para eliminar cualquier pelo que pueda tener el animal. A continuación viene el momento del despiece, colocando las distintas piezas en distintos barreños en función de la utilidad que se le vaya a dar.

Gran parte de la carne obtenida es empleada en la elaboración de embutidos, principalmente chorizo, salchichón, lomo, morcilla y morcón. Pero también se reservan otras piezas de carne para ser consumidas tal cual. Caso especial es el de las paletas y jamones, que son reservadas para tras un proceso de salazón y curado, puedan ser consumidos como el manjar que es.

A mediodía y con el trabajo ya avanzado o incluso terminado, es hora del almuerzo, y de degustar los primeros productos en un ambiente familiar sin igual. Y es cuando se empieza a apreciar que el duro trabajo ha merecido la pena.

Actualmente en Extremadura se está desarrollando un turismo enfocado a la Matanza Extremeña. Una fiesta llena de encanto en la que el visitante puede aprender todos y cada uno de los pasos que se desarrollan en la matanza, viviéndolo en directo, y degustando unos productos únicos e inigualables. Estas visitas turísticas suelen incluir desayuno (migas, dulces típicos y aguardientes), demostración y explicación del despiece del cerdo, prueba del cerdo y comida, y en algunos casos, hasta una ruta por la Dehesa de Extremadura. Sin duda un plan más que recomendable.

Como has podido comprobar en este artículo, la Matanza Extremeña es todo un arte que merece la pena ser vivido. Si quieres saber más sobre ella y sobre los productos obtenidos, no dejes de visitar el Blog de Sabor a Extremadura.