Escapadas por Extremadura

5 Parques naturales de Extremadura que todos deberían visitar

Por Marketing7 enero, 2022
Parques naturales de Extremadura

¿Aún no conoces los parques naturales de Extremadura?

Sabías que esta comunidad autónoma cuenta con cuatro espacios naturales nombrados por la UNESCO.

De ello, tres cuentan además con la denominación de Reserva de la Biosfera: Parque Nacional de Monfragüe, el Parque Natural Tajo Internacional y La Siberia.

El cuarto de estos parques naturales de Extremadura es el Geoparque Mundial UNESCO Villuercas-Ibores-Jara, otra de las zonas de gran importancia en la región, gracias al extraordinario patrimonio geológico que posee.

Pero, además, no podemos menospreciar otro parque natural de Extremadura que merece nuestra atención, es el Parque Natural de Cornalvo, el cual alberga el embalse romano más antiguo, mejor conservado y en funcionamiento de toda Europ

¡Los 5 parques naturales de Extremadura más atractivos para visitar!

Dicho lo anterior, vamos a enseñaros uno a uno algunos de los distintos parques naturales de Extremadura.

Empezamos:

Parque Nacional de Monfragüe

Situado entre las ciudades de Plasencia, Trujillo y Navalmoral de la Mata, con el río Tajo como eje vertebrador, nos encontramos con el Parque Nacional de Monfragüe, espacio natural único que forma parte de un territorio declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 2003.

Se trata de una de las entidades mejor conservadas de bosque y matorral mediterráneo del sur de la Península Ibérica. Ecosistemas que acogen una biodiversidad natural sorprendente, siendo las aves, sobre todo las rapaces, las grandes protagonistas.

Lugar de referencia de ornitólogos y birdwatchers de todo el mundo, en sus cielos podrás observar el vuelo del águila imperial ibérica, del buitre negro, del alimoche o de la cigüeña negra entre las más de 200 especies de aves que habitan este territorio.

El Parque Nacional de Monfragüe fue el primer espacio natural protegido de Extremadura y el único Parque Nacional que existe en esta comunidad autónoma. Forma parte de la denominada Red de Parques Nacionales, una selección de las mejores muestras del Patrimonio Natural de la naturaleza española, formada por 15 espacios naturales protegidos.

Parque Natural Tajo Internacional

El río Tajo es el denominador común de este impresionante entorno. Ubicado en este tramo que forma la frontera natural entre España y Portugal en la zona oeste de Extremadura.

El Parque Natural del Tajo Internacional es un proyecto de cooperación transfronteriza que tiene como objetivo proteger y potenciar los recursos naturales, culturales y turísticos de la zona.

En conjunto, el parque natural se extiende sobre una superficie total de unas 50.000 hectáreas, de las cuales 25.000 corresponden al Parque Natural del Tajo Internacional (Es) y unas 26.000 al Parque Natural do Tejo Internacional (Pt).

La vegetación típica es la característica de monte mediterráneo de encinas y alcornoques, con extensiones de retamales y varias especies de jaras. La orografía del terreno con sus roquedos y cortados, la vegetación y los cursos de agua dan lugar a unos paisajes muy atractivos que contrastan con las llanuras circundantes.

Siguiendo con la flora, destacan algunas especies endémicas como el Lirio Amarillo (Lirio lusitano – Iris lusitanica) o la orquídea Serapia verde (Serapias perez-chiscanoi).

La fauna del parque es rica y variada. El Parque Natural del Tajo Internacional junto con la Sierra de San Pedro situada un poco más al sur, y la ZEPA de los Llanos de Alcántara y Brozas a la derecha del parque, constituyen uno de los enclaves ornitológicos más importantes de Extremadura. Un destino privilegiado para practicar avistamiento de aves (birdwatching).

En concreto, en la ZEPA del Río Tajo Internacional y Riberos (parte más occidental del parque) destacan por ejemplo las poblaciones de Cigüeña negra, Buitre negro o Águila imperial ibérica.  Siendo por ejemplo el Alimoche y el Buitre leonado las especies de rapaces más características de la zona.

La Siberia

Dentro de los parques naturales de Badajoz no encontramos con La Siberia, declarada Reserva de la Biosfera el 19 de junio de 2019.

Dehesas, llanuras, sierras y grandes embalses dan la bienvenida al viajero.

Se trata de un terreno con una destacada biodiversidad, un paraíso para los amantes de la naturaleza, la pesca, la caza, los deportes acuáticos, el senderismo y la bicicleta de montaña.

Aquí se encuentra la Reserva Regional del Cíjara, un área de 25.000 hectáreas donde viven ciervos, jabalíes, corzos y gamos, además de especies de aves protegidas, como águilas reales, buitres negros, alimoches y cigüeñas negras

La Siberia cuenta además con un gran patrimonio histórico y cultural. En estas tierras encontramos desde yacimientos prehistóricos y pinturas rupestres hasta la impronta de Roma en la antigua ciudad de Lacimurga, pasando por iglesias, castillos y el abundante legado de las Órdenes del Temple y Alcántara.

Geoparque Mundial UNESCO Villuercas-Ibores-Jara

Se trata de un macizo montañoso bastante extenso, 2.544 km2 de superficie, situado en el sureste de la provincia de Cáceres, entre las cuencas del Tajo y del Guadiana.

Este conjunto orográfico fue declarado Geoparque al entrar a formar parte, desde el mes de septiembre de 2011, de las Redes Europea y Global de Geoparques auspiciadas por la UNESCO. Desde noviembre de 2015 tiene además la consideración de GEOPARQUE MUNDIAL DE LA UNESCO.

Parque Natural de Cornalvo

Se encuentra a tan solo 10 kilómetros de Mérida y su nombre se debe a la forma de cuerno de su embalse y las blancas aguas del río Albarregas, por el que los romanos decidieron bautizarlo como Cornus Albus (cuerno blanco).

Estos últimos construyeron una presa sobre el río Albarregas para abastecer de agua a la ciudad romana de Emérita Augusta, actual Mérida. En 1912 fue declarada Monumento Nacional por su importancia y por su excelente estado de conservación y, pese a su antigüedad, sigue siendo utilizada hoy en día para su propósito original.

No obstante, existen muchos más vestigios romanos en la zona teles como conducciones subterráneas de agua, fuentes, villas, calzadas, puentes, puestos de vigilancia…

El río Aljucén y los arroyos del Muelas y de la Fresneda, nutren de vegetación la rivera y envuelven este espacio de un encanto especial, así como el bosque y el matorral mediterráneo que perviven en las laderas de las sierras. Estos ecosistemas han ayudado a la proliferación de peces endémicos del Guadiana y sus afluentes, como las colmillejas, las bogas, las pardillas o el jarabugo.

Si nos adentramos en el monte podemos encontrarnos con algún ejemplar de gato montés, una especie casi extinguida que aún habita en este parque. E incluso podemos avistar alguna del centenar largo de especies de aves que conviven en esta zona, como la cigüeña negra, la cigüeña blanca, el elanio azul o el halcón abejero