Recetas

Pisto extremeño con tomate natural

pisto extremeño

¿Quieres aprender a cocinar el auténtico pisto extremeño con tomate natural de la huerta? ¿Buscas una receta sana, que sea a la vez económica y sencilla de elaborar? En nuestro Blog de Sabor a Extremadura nos gusta promocionar la buena alimentación, y siempre empleando alimentos de nuestra tierra. Prueba de ello son otras recetas que te hemos enseñado como por ejemplo el arroz extremeño al estilo cacereño, el bacalao a la dorada, la boronía, las croquetas con queso de la Serena, el zorongollo extremeño, el gazpacho de cerezas del Jerte, el flan de queso, la caldereta de cordero, las migas extremeñas o la sopa de cebolla.

La receta que te traemos hoy es uno de los platos con mayor tradición en nuestra región. Un plato que tiene muchas variantes en España según la zona en que se elabore. Como no podía ser de otra manera, hoy te vamos a enseñar a cocinar pisto extremeño con verduras de nuestra huerta.

Los ingredientes que vamos a necesitar para esta receta son (4 personas):

  • Un calabacín grande.
  • Un pimiento rojo grande.
  • Un pimiento verde grande.
  • Dos cebollas grandes.
  • Seis tomates bien maduros.
  • Dos cucharaditas de azúcar.
  • Un chorreón de aceite de oliva virgen extra.
  • Una pizca de sal.
  • Cuatro huevos camperos.
  • Pan frito.

Como puedes ver son todos ingredientes fáciles de conseguir, saludables y muy económicos. No tienes excusas para preparar este delicioso plato. Además, el proceso de elaboración del pisto extremeño es muy sencillo. Toma nota:

Lo primero que debemos hacer para preparar esta receta es coger una sartén amplia y profunda, añadir un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y pochar bien tanto la cebolla como los pimientos, previamente cortados en dados de un tamaño medio. Seguidamente debemos añadir los calabacines, igualmente picados, y continuar friendo todas las verduras añadidas hasta el momento. Cuando hayan pasado unos minutos, es el momento de añadir los tomates. Es importante que estén pelados, ya que la piel puede ser desagradable al comer. Tras añadir los tomates pelados y picados, añadimos una pizca de sal y dos cucharaditas de azúcar blanca.

Es el momento de bajar el fuego, y dejar que se cocinen todos los ingredientes juntos, entrelazando sus sabores y dando lugar a un plato exquisito. En este tiempo adicional conseguiremos también que se evapore todo ese agua que contienen las verduras de manera natural. Mientras esto sucede, en otra sartén más pequeña podemos freír los huevos camperos (uno por comensal). Una vez estos huevos están fritos, podemos utilizar este mismo aceite para freír unas rebanadas de pan de pueblo, las cuales las podemos servir acompañando el plato.

Una vez está todo cocinado, ya solo nos quedaría emplatar. La manera habitual de hacerlo es en un cuenco de barro, en el cual añadiremos una ración generosa de pisto, y encima colocaremos el huevo frito y un trozo de pan frito.

Como puedes ver esta receta no podría ser más sencilla. ¿A que esperas para cocinar nuestro rico pisto extremeño con las mejores verduras de la huerta.