Rincones de Extremadura

Granadilla ¡Uno de los pueblos abandonados más bonitos de Cáceres!

Por 2 diciembre, 2020 Sin comentarios
pueblos abandonados granadilla

Extremadura cuenta con un gran número de tesoros aún desconocidos para el gran público. Si hiciéramos una lista de estos lugares llenos de encanto, uno de los que no podría faltar es sin duda Granadilla, popular por ser uno de los pueblos de Cáceres con más encanto, pero sobre todo, por pertenecer a ese extraño grupo de pueblos abandonados que poco a poco están cobrando vida de nuevo, y en parte gracias al turismo. Si aún no conoces Granadilla, te recomendamos que la incluyas en tu próxima visita a Extremadura. Y es que junto con Trujillo, Guadalupe, Hervás y tantos otros, es sin duda de los pueblos más bonitos de Cáceres.

¿Y cómo es posible que un lugar con tanto encanto haya tenido que ser abandonado por sus habitantes? La razón es muy sencilla. Con la construcción del embalse Gabriel y Galán a mediados del siglo XX, los vecinos de esta localidad se vieron obligados a abandonar sus casas, al ser declarada como zona inundable.

Para llegar a Granadilla deberemos tomar la carretera que parte de Zarza de Granadilla, y que acaba en pleno centro del pueblo, tras atravesar la muralla por una de sus bellas puertas de acceso. Una cosa que debemos tener en cuenta durante nuestra visita, es que la visita no es libre, y deberemos ajustarnos a un horario. Fuera de este horario, nos toparemos con una verja cerrada, dando al traste con nuestra visita. También debemos tener en cuenta que deberemos dejar el coche junto a la muralla, para a continuación realizar la visita a pie.

Uno de los motivos por los que Granadilla está considerado uno de los pueblos de Cáceres más bonitos es sin duda por su especial localización, en mitad de una península a orillas del embalase. Un enclave espectacular que no deja indiferente al visitante. Aparte de esto, son muchos los monumentos que nos esperan, destacando entre todos ellos la Torre del Castillo. Se cuenta que fue construida en el siglo XV por el primer Duque de Alba. Posteriormente, a la primera torre se le fueron adhiriendo más elementos, hasta conformar un conjunto fortificado de gran belleza. En su interior, el castillo cuenta con cuatro plantas, entre las cuales encontraremos las mazmorras, la sala de armas, e incluso un aljibe.

Otro de los tesoros arquitectónicos de Granadilla es la Iglesia de la Asunción. Tras años en ruina, fue reformada respetando al máximo su diseño original. Pero sin duda, como sucede con otros pueblos abandonados, lo mejor que podemos hacer en Granadilla es pasear y disfrutar de sus calles. Cada rincón es una obra de arte que ha perdurado con el tiempo, y del que hoy tenemos la suerte de seguir disfrutando.

Si te gusta disfrutar del encanto de los pueblos abandonados, no dejes de visitar Granadilla durante tus próximas vacaciones por Extremadura. Y si vienes en verano, te recomendamos que leas nuestro post sobre las mejores fiestas de verano en Extremadura. Visita Extremadura, y disfruta de sus pueblos, sus gentes y su espectacular gastronomía.