Recetas

Tasajo extremeño con carne de cabra – Receta 100% tradicional

Por Marketing27 julio, 2022
Tasajo extremeño

Para conocer los orígenes del tasajo extremeño nos tenemos que remontar mucho tiempo atrás, cuando los antiguos cabreros cuidaban sus cabras en la Sierra de Gredo.

Éstos no tenían medios para conservar la carne, de modo que la curaban al estilo “tasajo”, cortándola en tiras muy finas que adobaban con Pimentón de la Vera.

Luego, esas tiras se salaban y se dejaban secar.

Comida de cabreros que con el paso del tiempo ha pasado a ser un verdadero regalo gastronómico, incluso para los paladares más selectos.

El tasajo extremeño se ha convertido en todo un objeto de culto gastronómico.

¡Descubre cómo se hace el tasajo extremeño!

La carne original del tasajo extremeño siempre fue la de cabra, concretamente la de cabra de La Vera.

No obstante, actualmente este producto se comercializa también con carne de cerdo, más tierna y con un sabor más suave que el de la de cabra.

Cómo se prepara

Os vamos a enseñar a preparar tasajo extremeño, podéis utilizar la carne grasa que deseéis, nosotros nos ceñiremos a la tradición y usaremos la de cabra.

En primer lugar, procederemos a eliminar la grasa sobrante, quedándonos solo con la carne. Operación que realizaremos con la pierna, paleta y lomos.

Una vez listo, comenzaremos a separar uno a uno los músculos del hueso, que convertiremos en tiras largas de unos 3-4 centímetros de ancho.

El largo puede ser de cualquier medida, aunque se solían hacer tiras muy largas para así colgarlas directamente en las cuerdas o alambres.

Estas tiras serán las que luego adobemos y sometamos a curación.

Los ingredientes con los que trabajaremos para un kilo de carnes son:

Pimentón de la Vera D.O.P. (una cucharada)

Orégano (unas tres cucharadas soperas)

Sal (una cucharada sopera rasa)

Ajo (media cabeza)

Agua

Preparación de tasajo extremeño

En un recipiente adecuado procedemos a hacer una pasta con el pimentón, el agua, ajos machacados, sal y el orégano. Los mezclamos bien todo y añadimos las tiras de carne.

Dejamos durante unos dos o tres días las tiras en el frigorífoco para que maceren bien.

Pasado esos días, espolvoreamos las tiras con Pimentón de la Vera, y colgamos al cielo raso.

Es importante que el tiempo sea seco, ya que la humedad no permite que la carne se cure adecuadamente. Intentaremos elegir días de frío y secos.

En función de los factores mencionados, la carne no debería tardar en secarse más de una semana. Tiene que estar lo suficientemente dura para su consumo.

Antes de comerla, la cortamos en tajos, de ahí viene la palabra “tasajo”, y su origen: Tasajo Extremeño.

Resultado

El resultado es una carne sin nada de grasa, con un sabor muy intenso proporcionado por el Pimentón de la Vera, y un suave picor en boca.

Es un sabor parecido al del lomo embuchado, que variará dependiendo de la carne que utilicemos para su elaboración.