Procesos de elaboración

Cómo elaborar tomate frito casero paso a paso

Por 16 noviembre, 2020 Sin comentarios
tomate frito casero

La dieta mediterránea está llena de platos sencillos, pero que al mismo tiempo son sanos y económicos. Una cocina basada en los productos de nuestra tierra. Un claro ejemplo es la receta de tomate frito casero que te traemos hoy en nuestro Blog. Unas salsa perfecta para formar parte de un gran número de platos: desde pasta hasta pizza, pasando por carnes y pescados. Hay muchas maneras de elaborar tomate frito casero, pero muy pocas encontrarás tan sencilla y deliciosa como esta. Toma buena nota, y ponte manos a la obra.

Como siempre, cuando vamos a explicarte cómo elaborar una receta, lo primero es repasar los ingredientes que vamos a necesitar. En concreto para elaborar nuestro delicioso tomate frito casero necesitaremos:

  • 2 kg de tomates maduros (a poder ser de la variedad “pera”, que es la mejor para elaborar salsas).
  • 2 cucharadas de azúcar para contrarrestar la posible acidez del tomate y aportar un sabor más agradable.
  • 1 pizca de sal.
  • 4 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra (si es de cualquiera de las denominaciones de origen que disponemos en Extremadura, mucho mejor).

En cuanto al proceso de elaboración, verás a continuación que hay pocas cosas más sencillas que elaborar la auténtica salsa de tomate casera. Tan solo deberás seguir una serie de pasos y el resultado final estará más que garantizado:

  1. Lo primero será pelar los tomates. La mejor manera de hacerlo para no desperdiciar nada es pasarlos por agua hirviendo durante unos segundos. Para ello tan solo deberemos hacer un corte en la parte inferior, y meterlos durante aproximadamente 15 segundos en agua hirviendo. Al sacarlos, los introducimos en agua fría para que se enfríen rápidamente y así podamos trabajar con ellos. Comprobarás que la piel sale a tiras de un modo sencillo.
  2. Ahora los pasaremos por la batidora. Según nuestro propio gusto, podremos triturar más o menos los tomates. Nosotros te recomendamos que queden pequeños trozos, dándole así una textura muy especial, pero si tienes niños en casa, seguramente sea preferible que el resultado final sea una salsa de tomate frito casero más fina y en la que no se aprecie ningún pedacito.
  3. Ahora pondremos una sartén en el fuego con aceite de oliva virgen extra, y cuando haya cogido temperatura, añadiremos el tomate triturado junto con una cucharada de azúcar y un poco de sal. Posteriormente probaremos y podremos rectificar el contenido de estos dos ingredientes. Cubrimos la sartén con una tapadera con orificio (para que permita la salida del vapor y así vaya ganando la salsa consistencia). El tiempo total de cocción va a ser de aproximadamente 45 minutos/1 hora. Es importante que el fuego sea medio, y que removamos cada 10-15 minutos, controlando que no se pegue ni se queme la salsa.
  4. Tras la primera media hora de cocción, es recomendable quitar la tapadera y bajar la temperatura a fuego lento, ya que la salsa habrá espesado, y el riesgo de que se queme es más elevado.
  5. Una vez la salsa de tomate frito casero haya cogido la textura deseada, tan solo deberemos probarla, añadiendo sal y/o azúcar si fuese necesario.

Y así de sencillo hemos conseguido preparar nuestro delicioso tomate frito casero. La mejor salsa para todos tus platos.