Procesos de elaboración

Elaboración y origen del turrón extremeño

turrón extremeño

¿Sabías que el turrón extremeño ya está considerado uno de los mejores de nuestro país? A pesar de no poseer aún la popularidad de otros turrones como el de Jijona, o incluso el de otros productos extremeños de gran fama como las Cerezas del Jerte, la Torta del Casar, o la Miel de las Villuercas, el turrón extremeño ha sabido hacerse un hueco en el competitivo mercado nacional e internacional. Si quieres saber más sobre la elaboración y el origen de este rico producto, no te pierdas este post.

Decir turrón extremeño, es lo mismo que decir turrón de Castuera, y es que esta pequeña pero bella población pacense concentra la mayor parte de industrias turroneras extremeñas.

No hay una teoría definitiva sobre el origen del turrón extremeño. Ni tan siquiera de en qué momento se introdujo en nuestra comunidad la tradición turronera, una tradición más propia de las alejadas tierras alicantinas. Por sus ingredientes (principalmente miel y almendras), posiblemente estemos ante un producto de origen árabe, al igual que ocurre con otras exquisiteces como el alfajor o el piñonate. Hay pruebas de que ya se producía turrón en otras partes del mundo en el siglo XIV.

En cuanto al proceso de elaboración, cabe destacar que ha cambiado poco en siglos, si bien se han modernizado los procesos para poder hacer frente a la gran demanda de este producto, especialmente en la época de navidad.

Para la elaboración del turrón extremeño duro se parte de una masa de miel, clara de huevo y azúcar, una masa que se mezcla y calienta en grandes ollas hasta obtener el punto de cocción perfecto. A continuación se le añade la almendra pelada y tostada, removiéndolo todo muy bien hasta conseguir una mezcla homogénea de gran calidad. Ya solo nos queda colocar la mezcla en moldes, algo que a nivel industrial se hace con distintos gramajes, para adaptarse a las necesidades de todo tipo de consumidor. Por último se añade la tan tradicional oblea en su superficie.

En el caso del turrón blando, la mezcla de ingredientes comentada para el turrón duro es triturada y pasada por una refinadora, consiguiendo una textura más cremosa. Esta masa vuelve a cocerse en una caldera con todos los ingredientes a una temperatura muy baja.

Ambos turrones, tanto el duro como el blando, son producidos a gran escala en nuestra comunidad, y vendidos posteriormente tanto en Extremadura como en otras regiones de nuestro país y de otros países. Lugares donde cada vez es más apreciado el turrón extremeño.

Tampoco podemos olvidar otras variedades de turrón que también son producidos en nuestra tierra como son el turrón de chocolate, el turrón de yema, o el turrón de frutas. Todos ellos deliciosos.

¿Y a ti qué turrón te gusta más: el turrón duro o el turrón blando? Si quieres probarlos, no dudes en visitar nuestra tienda online, en la que hemos preparado para ti una gran selección con los mejores turrones de nuestra tierra.