Comida deshidratada extremeña - Sabor a Extremadura

Comida deshidratada

Tienda online Comida deshidratada

Nuestra comunidad autónoma puede presumir de gozar de ser exportadora de una amplia variedad de frutas y hortalizas gracias a la riqueza que poseen...

Nuestra comunidad autónoma puede presumir de gozar de ser exportadora de una amplia variedad de frutas y hortalizas gracias a la riqueza que poseen las tierras de cultivo de ambas provincias. Dentro de esta categoría cabe destacar la comida deshidratada, que no es más que una técnica a la que se someten los alimentos de alta calidad para conservar todas sus propiedades por más tiempo.

En Extremadura cada vez más se está optando por este tipo de productos, por eso en nuestra tienda online podrá comprar comida deshidratada desde casa. Pruébela y comprobará cómo sus recetas llevarán un toque diferente lleno de sabor y nutrientes que sorprenderán a familia y amigos. Además, disfrutará de portes gratis si supera el mínimo establecido en su compra, ¡haga su pedido con nosotros, y despreocúpese de cargar con el peso!

Leer Menos Leer Más

Mostrando 1 - 6 de 6 productos
Mostrando 1 - 6 de 6 productos

Comprar comida deshidratada

Ventajas de comprar comida deshidratada

El simple hecho de comprar comida deshidratada nos puede ayudar a ahorrar tiempo en nuestro día a día a la hora de preparar ciertas recetas como: ensaladas, crepes, pizzas, rollitos… Este tipo de alimentos que han sido sometidos a un proceso natural de deshidratación son de gran utilidad y beneficiosos por:

1. Perdurabilidad de la comida deshidratada

Gran aumento de la perdurabilidad de los alimentos que han sido deshidratados. Este método de conservación permite que puedas guardar durante meses e incluso años en envases cerrados este tipo de alimentos. Cuanto mayor sea la deshidratación y menos agua retengan, más tiempo los podrás conservar sin que pierdan ninguna de sus propiedades.

2. Se pueden volver a rehidratar

La mayoría de los alimentos deshidratados permite el sistema inverso, por lo que, si se desea, se pueden rehidratar en un momento determinado.

3. Los alimentos deshidratados son de menor tamaño

Al quitarle la mayor parte de agua, el tamaño del alimento disminuye considerablemente, por lo que ocupa bastante menos espacio que su homónimo hidratado. Esto hace que su almacenaje sea más sencillo y práctico.

4. La comida deshidratada es atemporal

Al poder someter la mayoría de los alimentos a este proceso, se puede encontrar comida deshidratada en cualquier momento del año, sin tener en cuenta si es temporada o no de ese alimento. Esto nos permite disfrutar de productos fuera de temporada, deshidratados, pero con todas sus propiedades intactas.

5. Los alimentos deshidratados son más sabrosos

Los alimentos deshidratados intensifican su sabor. Al ser deshidratados, concentran tanto sus nutrientes como su gusto. De esta forma, al añadir comida deshidratada a nuestras recetas, estamos aportándole un plus de sabor que nos sería más difícil conseguir con alimentos hidratados.

6. Snacks saludables

La comida deshidrata puede ser un rico y deliciosos snacks natural para tomar si te entra hambre entre horas, o para llevarte al trabajo o de excursión. Su reducido tamaño y su concentración de nutrientes te aportarán las energías que necesitas para terminar el día y te saciará de forma natural y saludable hasta la hora de la comida.

7. Evita que se echen a perder los excedentes de alimentos

Gracias a su perdurabilidad y a su gran conservación de las propiedades de los alimentos, es una excelente alternativa para no echar a perder los excedentes de las cosechas o si hemos comprado comida de más y no queremos que se nos pase ni estropee.

Comida deshidratada y otros tipos de conservación

La conservación de los alimentos es un tema que ha preocupado siempre a las personas. Pero muchas veces cuando intentamos aumentar el tiempo de conservación de un producto, es muy posible que éste pierda algunos de sus nutrientes. La comida deshidratada es la técnica que mejor conserva todas las propiedades del alimento, pero también es muy importante saber qué diferencias hay entre otros tipos diferentes de conservación de los alimentos y cuál es el que más nos interesa.

Congelación: Los alimentos se someten a una bajada extrema de las temperaturas que pueden desvirtuar considerablemente la calidad de los nutrientes. Al congelarse el agua que contienen estos productos, se cristaliza y altera la estructura molecular de cualquier alimento. Esto es lo que provoca que una vez descongelado el producto tenga un sabor, un olor y una textura totalmente diferente. Para mantener los alimentos congelados debes disponer de congeladores que pueden ocupar mucho espacio, además, no es recomendable consumir alimentos que hayan estado congelados más de un número determinado de meses.

Enlatado: Al contrario de la congelación, para el enlatado se somete a los productos a altas temperaturas para asegurarse de que no haya proliferación de bacterias ni esporas. Por eso, por el cambio extremo de temperatura, al igual que en el anterior método comentado, se producen cambios moleculares significativos en todos los nutrientes. Por otro lado, cabe destacar que este método permite conservar los alimentos en latas de aluminio durante años.

Salmuera y salazones: Para poder conservar productos con salmuera y salazones acidifican los alimentos. La mayoría de las veces se desconoce la calidad de la sal utilizada, su origen y tratamiento. Para almacenar los productos se precisa de contenedores especiales de plástico o cristal.

Estas son las formas de conservación de alimentos más utilizadas en la actualidad. Como vemos, la más natural y la que mejor conserva tanto los nutrientes como las propiedades de los productos es la comida deshidratada. En nuestra web, solo trabajamos con productos elaborados y producidos en Extremadura y tenemos toda una sección donde podrás comprar comida deshidratada extremeña de la máxima calidad. Además, si superas el mínimo establecido en tu compra, ¡disfrutarás de portes gratis! Haz tu pedido y deja que nosotros te lo llevemos a casa.