Procesos de elaboración

Cava extremeño: cómo se elabora

cava extremeño

El Cava Extremeño es uno de los productos gastronómicos que están experimentando un mayor auge en los últimos años. Un producto de gran calidad que ha sabido encontrar su sitio en el mercado internacional. Desde Sabor a Extremadura queremos contarte más acerca de este manjar del que tenemos que sentirnos muy orgullosos en nuestra región.

Cuando hablamos de cava en particular, y de vino en general, tenemos que mencionar Almendralejo. Una ciudad que ha sabido evolucionar como nadie en una industria altamente competitiva como es la vitivinicola. Si bien la industria del vino en Almendralejo se remonta a siglos pasados, no fue hasta la década de los 80 cuando un grupo de empresarios deciden ir un paso más allá y desarrollar los primeros cavas de nuestra región, los cuales se comercializan en la actualidad bajo la D.O. Cava.

Pero, ¿cómo es realmente el proceso de elaboración del cava extremeño? ¿qué lo hace tan especial? La elaboración del cava extremeño sigue el método tradicional “champenoise”, el cual se basa en una segunda fermentación en botella a partir de un vino al cual se la han añadido levaduras y azúcar. Este proceso se lleva a cabo siempre en la misma botella, y su duración mínima es de nueve meses. El cava extremeño puede ser blanco o rosado. El blanco puede presentar distintas tonalidades de amarillo, mientras que el rosado es de color rosa claro.

Una vez que la uva es recolectada en la vendimia, es llevada directamente a la bodega, dónde tras ser debidamente clasificada, es enviada a la prensa, iniciándose así el proceso de vinificación, proceso durante el cual el mosto se transforma en vino, que como ya hemos comentado, es el paso previo para la elaboración del cava extremeño. Una vez tenemos el vino de origen, se inicia la segunda fermentación en botella, la cual se compone de diversas etapas que vamos a ver brevemente.

  • Tiraje: consiste en llenar la botella con el vino base y añadir licor de tiraje, que es una mezcla de levaduras, sacarosa o mosto concentrado. Las levaduras son las encargadas de consumir el azúcar y dar lugar a la segunda fermentación. A continuación estas botellas son bajadas a las cavas, donde permanecen al menos durante nueve meses en posición horizontal.
  • Remoción: en esta etapa las botellas son puestas en posición inclinada de manera que el sedimento de las levaduras pase a depositarse en el cuello de las botellas. La duración de esta etapa es de aproximadamente 30 días. Finalizado este tiempo las botellas son puestas en posición invertida (en punta) hasta el momento de eliminar los sedimentos.
  • Degüelle: En esta etapa se eliminan los sedimentos procedentes de la segunda fermentación. Para ello se destapa la botella, y se elimina el sedimento procurando que la perdida de vino espumoso sea mínima.
  • Encorchado: En esta última etapa es posible adicionar lo que se denomina “licor de expedición”, que puede ser mosto o vino dulce. En el caso de que no se añada este licor, el cava será denominado Brut Nature. A continuación se cierran las botellas con el corcho definitivo y se sella con la cesta de alambre tan característica y que se denomina comúnmente como bozal o morrión.

Y así se elabora uno de los productos estrella de nuestra gastronomía: el cava extremeño. Si quieres conocer más sobre los tesoros gastronómicos de nuestra región, no dejes de visitar nuestro blog. Y no olvides visitar nuestra tienda online en la que encontrarás los mejores vinos y cavas de nuestra región.