Procesos de elaboración

Café extremeño: elaboración, tueste y envasado

café extremeño

¿Has probado alguna vez el café extremeño? ¿A que estás esperando para hacerlo? Cuando hablamos de café se nos suele venir a la cabeza aquellos procedentes de remotos países americanos, asiáticos o incluso africanos. Pero no es necesario irse tan lejos para disfrutar de un café excepcional. Buena prueba de ellos son los exquisitos cafés portugueses, e incluso el café extremeño. Hoy en nuestro blog queremos contarte más sobre este (para muchos desconocido) producto de nuestra gastronomía. En concreto queremos hablarte sobre su proceso de elaboración, tueste y envasado. Aquellas etapas por las que pasa el café desde su recolección en el campo hasta que llega a nuestra taza. Para ello hemos dividido el proceso en un total de 9 etapas.

  1. Plantación. El grano de café es una semilla que proviene del “cafeto”, un árbol que puede llegar a medir hasta 10 metros, si bien es cierto que en las explotaciones cafeteras este tamaño es más controlado (aproximadamente 3 metros).
  2. Cosecha. Durante esta fase se realiza la recolección de los frutos del cafeto, curiosamente conocidos como “cerezas”. La cosecha suele realizarse manualmente, cogiendo únicamente aquellos granos que han alcanzado su grado justo de madurez.
  3. Procesamiento. Esta etapa puede darse en seco (los frutos se extienden en grandes superficies para su secado al sol) o en húmedo (en el que se separa la pulpa del fruto y luego el grano se seca con la cáscara que lo rodea).
  4. Curado. Si el café se ha procesado en seco, se elimina totalmente la cascara seca del fruto. En cambio, si se ha realizado en húmedo, se retira el pergamino que rodea al grano.
  5. Degustación. Si bien en cada etapa se llevan a cabo distintos ensayos para valorar la calidad del café, ahora es el momento de analizar diversos factores como son el cuerpo, el aroma, la acidez y el sabor.
  6. Tueste. Los granos toman ese color oscuro tan característico del café. Hay que tener en cuenta que cuando el grano alcanza los 200ºC se liberan los aceites, y que cuanto mas aceite se haya liberado, el sabor suele ser más intenso.
  7. Molido. El café se muele con el objeto de potenciar su sabor y facilitar su consumo. La molienda puede dar lugar a tamaños de grano mayores o menores. Sin duda una de las etapas clave en el proceso de elaboración del café extremeño.
  8. Envasado. Es el momento de envasar el café (molido o en grano) en distintos formatos, para adaptarse a las necesidades de cada consumidor.
  9. Preparación. Existe infinidad de métodos para preparar un buen café extremeño. Cafetera italiana, cafetera eléctrica, al estilo turco, etc. Cada consumidor debe encontrar el método perfecto para sacar el máximo partido a un producto lleno de sabor como es el café extremeño.

¿Te gustaría probar el auténtico café extremeño? Descubre en nuestra web la selección de cafés de Extremadura y Portugal que hemos preparado para ti. Auténticas joyas gastronómicas que cada día son más apreciadas dentro y fuera de nuestra región.