Procesos de elaboración

Morcón ibérico ¿Cómo se elabora este embutido extremeño?

morcón ibérico

Sin duda una de las joyas gastronómicas de nuestra región son los productos elaborados a partir del cerdo ibérico. Entre ellos el rey es claramente el jamón ibérico, pero hay mucho más: chorizo, salchichón, lomo, morcón ibérico… Y hoy precisamente, desde nuestro Blog sobre productos extremeños queremos hablarte de este último. Queremos contarte qué es y cómo se elabora el auténtico morcón ibérico extremeño. No podemos olvidar que Extremadura cuenta con una de las pocas denominaciones de origen existentes en España en relación a los productos ibéricos, como es la D.O. Dehesa de Extremadura, por lo que nuestros ganaderos y empresarios del sector cuentan con una experiencia única. A esto hay que sumarle que somos la comunidad con mayor extensión de dehesa, que es el hábitat perfecto para el cerdo ibérico.

Para la elaboración de un buen morcón ibérico, como no podía ser de otra manera, debemos contar con cerdos ibéricos criados en montanera y alimentados con bellota. A diferencia de lo que ocurre con otros embutidos donde la carne seleccionada es más grasa y se pica previamente antes de embutir, en el caso del morcón ibérico solo se utilizan piezas magras de mayor tamaño, y se utilizan sin picar. De ahí que cuando cortamos un morcón, observemos las vetas tan características de este tipo de carne. Además de la carne, en la receta tradicional solo intervienen otros tres ingredientes muy básicos: ajo, sal y pimentón. La tripa empleada es otro de los elementos diferenciadores respecto de otros embutidos como por ejemplo el chorizo, y es que en el caso del morcón se utiliza tripa del intestino grueso, de ahí su mayor tamaño, y su forma tan característica. Es fundamental que la tripa esté en perfecto estado de limpieza, y que al introducir la carne no queden restos o incluso huecos de aire que puedan arruinar la calidad del producto final. Esta tripa se rellena a mano, se anuda en sus extremos, y se pincha con un alfiler para eliminar cualquier pequeña oquedad que pueda contener aire. Como se puede comprobar, la receta y el proceso de elaboración empleado es el mismo que se ha usado tradicionalmente.

Una vez que hemos preparado nuestro morcón ibérico, entramos en una segunda fase igual de importante. Hablamos de la curación. A tratarse de un embutido de mayor tamaño, también es mayor el tiempo de curación necesario. Este tiempo suele ser de aproximadamente tres meses, y es recomendable respetar este plazo, si queremos que el resultado final sea el óptimo. Transcurrido este tiempo, nuestro delicioso morcón ibérico estará listo para degustar.

¿Y cómo podemos consumir el morcón ibérico? La manera más rápida, sencilla y tradicional es sin duda a modo de tapa, con un poco de pan. Pero las opciones que nos ofrece el morcón son muy amplias. Podemos utilizarlo en tortilla, en pizza, o incluso en un sofrito para acompañar pastas y arroces. En cualquiera de las múltiples opciones, el morcón destaca por si gran sabor.

¿A qué esperas para probar este y otros embutidos? Recuerda que en nuestra tienda online ponemos a tu disposición una amplia selección con los mejores embutidos extremeños: chorizo, jamón, lomo, morcillas, patateras, paletas y salchichones. Si buscas un producto de la máxima calidad, Sabor a Extremadura es tu mejor opción.