Rincones de Extremadura

Castillo de Trevejo ¡conoce los mejores lugares de Extremadura!

castillo de trevejo

¿Buscas un plan para un fin de semana inolvidable? ¿No sabes dónde ir estas vacaciones? ¿No conoces Sierra de Gata y su espectacular Castillo de Trevejo? En el Blog de Sabor a Extremadura te hemos recomendado ya un buen número de destinos dentro de nuestra bella región. Lugares como Los Barruecos, el Parque Natural de Cornalvo, el Valle del Ambroz, o la Raya, son solo alguno de los muchos rincones llenos de encanto con los que cuenta Extremadura. Rincones en los que disfrutar de la naturaleza, la historia, la gastronomía, las fiestas populares, y como no, de sus gentes. Sin duda visitar Extremadura es una apuesta segura en cualquier época del año, y hoy vamos a viajar a la espectacular Sierra de Gata, y en concreto queremos que conozcas una de las joyas de nuestra región, y que a día de hoy sigue siendo desconocida para muchos. Hablamos del Castillo de Trevejo.

Para visitar el Castillo de Trevejo debemos dirigirnos a la localidad del mismo nombre. Trevejo es una pedanía de la localidad de Villamiel. Para conocer los orígenes de este espectacular castillo debemos viajar en el tiempo hasta el siglo XII, momento en el que los musulmanes decidieron construir en este emplazamiento una fortaleza, conscientes de su privilegiada ubicación. La fortaleza original paso a manos cristianas bajo el mandato de Alfonso VII de León, que decidió posteriormente cederla a la Orden del Temple, una de las ordenes militares cristianas más poderosas durante la Edad Media. Poco después, y bajo el mandato del rey Fernando II de León, pasó a manos de la Orden de San Juan de Jerusalén, y tras solo dos años, pasó a manos de la Orden de Santiago.

Sobre la imponente base musulmana fue construido el castillo (por encargo del Temple), dando servicio a sus sucesivos inquilinos durante siglos. Un momento clave en la historia del Castillo de Trevejo fue la invasión francesa, momento en el que este conjunto arquitectónico fue devastado. A pesar de esto, hoy podemos seguir disfrutando de numerosos elementos del castillo, como son la torre del homenaje de planta pentagonal, o parte de sus murallas. Si bien el estado de conservación del recinto no es del todo bueno, estamos ante un lugar lleno de encanto que merece mucho la pena ser visitado.

Uno de los elementos que más llama la atención a todo aquel que visita el Castillo de Trevejo es que a sus pies podemos encontrar numerosas tumbas de piedra. Bajo algunas de ellas están enterrados monjes y guerreros que han ocupado el castillo en la antigüedad.

Cualquier excusa es buena para visitar la Sierra de Gata y sus bellos pueblos (Gata, Trevejo, Hoyos, Robledillo de Gata, etc.). Una comarca a medio camino entre Portugal y Salamanca, llena de patrimonio e historia, a lo que hay que sumarle su valor ecológico. Un auténtico paraíso para los amantes de la naturaleza, y un oasis de paz en el que descansar de nuestra vida diaria.